Registrate !

Nombre :

País:

E-mail:



 
Hoy es:   
Radio Bet HaDerej es una estación de radio que transmite desde Cuernavaca, México a todo el mundo, para llevar las buenas nuevas de nuestro Rabino, y Rey Mesías Maran Yehoshúa Me'Nazareth a todo Israel y las naciones
  ESTUDIOS BÍBLICOS  versión para imprimir   

 

Como compartir su fé con el pueblo judío

Por Rabino Loren Jacobs

 



¿Por Qué Compartir Las Buenas Nuevas Con El Pueblo Judío?

 

 

Muchos cristianos no testifican al pueblo judío porque piensan que los judíos nunca responderán a las Buenas Nuevas sobre el Mesías, pero la evangelización a los judíos es posible. Dios prometió que habría en cada generación un remanente fiel del pueblo judío que se volverían al Mesías (Romanos 11:5), especialmente al acercarnos a Ajarit Hayamim [Los Ultimos Días] cuando todo Israel será salvo (Romanos 11:26). La Encuesta de Población Judía de 1990, publicada por el Concilio de Federaciones Judías, indica que aproximadamente del 14% al 20% de los 5.5 millones de judíos en los Estados Unidos, tienen alguna fe o asociación positiva con Yeshúa. ¿Quiénes son ese millón de judíos que han sido llamados "Jews in the pews [Judíos en los bancos de la iglesia]"? Son judíos que de vez en cuando van a una Iglesia Cristiana, tal vez, con su esposa no- judía.

 

 

En cuanto al Movimiento Mesiánico, aunque no hay un número concreto, se ha estimado por aquellos que están involucrados en el movimiento (y aun por los que están fuera del movimiento) que hay aproximadamente de 40 a 50.000 Judíos Mesiánicos en los Estados Unidos, y como unos 3.000 en Israel. Hay aproximadamente 200 Sinagogas Mesiánicas y congregaciones en los Estados Unidos, y como 60 en Israel. Mientras que la mayoría de las congregaciones son pequeñas e incluyen un cierto porcentaje de maravillosos "Gentiles Mesiánicos," no obstante, el movimiento Judío mesiánico sigue creciendo.

 

 

Los cristianos son ordenados de llevar las Buenas Nuevas al pueblo judío. "Consolaos, consolaos, dice vuestro Dios. Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado es perdonado; que doble ha recibido de la mano del Señor por todos sus pecados." (Isaías 40:1-2). El mandato para los cristianos es consolar al pueblo judío y significa que deben de decirnos a nosotros los judíos acerca del perdón del pecado que está disponible a través del Mesías.

 

 

La evangelización a los judíos es una prioridad. El Rabino Shaúl, el Apóstol a los gentiles, dio instrucciones a los cristianos que vivían en el corazón del Imperio Romano de alcanzar al pueblo judío en primer lugar: "Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también la griego." (Romanos 1:16).

 

 

Aquellos que hacen de la evangelización a los judíos una prioridad, serán identificados con los mayores héroes espirituales de la Fe. Moisés, el rabino Shaúl y el Mesías Yeshúa cada uno ofrecieron voluntariamente sus vidas a favor de Israel (Vea Éxodo 32:32; Romanos 9:2-4; 10:1; y Mateo 23:37).

 

 

Los cristianos tienen un llamamiento especial para provocar a Israel a celos. La salvación ha llegado a los gentiles para dar celos a Israel (Romanos 11:11). Si es usted un gentil que ha experimentado la salvación de Dios, tiene, entonces, una obligación de provocar a celos al pueblo inicial Escogido de Dios, en cuanto a su íntima relación personal con el Dios de Israel.

 

En un sentido, los cristianos tienen una deuda con el pueblo judío. Por medio de Israel vino la Palabra de Dios, las promesas y los pactos. Los profetas y el Mesías, quien ha abierto el acceso a Dios para todos. Fue por medio de Apóstoles Judíos que las Buenas Nuevas salieron en primer lugar a las naciones (Romanos 9:4-5; 15:27).

 

 

Dios promete bendiciones a aquellos que compartan las Buenas Nuevas con el pueblo judío. Aquellos que bendigan al pueblo judío serán bendecidos, y aquellos que les maldigan, serán maldecidos (Génesis 12:1-3). Aquellos que oran por la paz de Jerusalén prosperarán (Salmo 122:6). Traernos las Buenas Nuevas es el mejor camino para bendecirnos. Retener este mensaje de vida eterna es equivalente a la peor clase de antisemitismo.

 

 

Es a favor de los mejores intereses de los gentiles traer las Buenas Nuevas al pueblo judío (Romanos 11:12-15). ¡Si el fracaso de Israel de reconocer al Mesías ha traído riqueza espiritual indecible a los gentiles, y si el rechazo de Israel del Mesías ha traído la reconciliación del mundo, cuánto más traerá nuestra aceptación del Mesías! Cuando el pueblo judío reciba al Mesías traerá como resultado la Edad de Oro para toda la humanidad.

 

Los verdaderos cristianos deberían renunciar a todas las enseñanzas y obras antisemitas del pasado hechas en el nombre de Cristo. Desde el siglo segundo, muchos dirigentes de la Iglesia son culpables de acciones y comentarios antisemitas. La práctica y teología antisemita en la historia de la Iglesia han proporcionado las bases para que los gobernantes justificaran su ridículo, discriminación y homicidio del pueblo judío. Con frecuencia, estas acciones han sido perpetradas por aquellos que decían ser seguidores del Mesías. ¿Podemos culpar a tantos judíos que se han resistido al Mesías, cuando la mayoría de Sus seguidores aparecían como antisemitas?

 

Comprende A Tu Amigo Judío

 

Simón Pedro nos dice que estemos siempre dispuestos para presentar defensa ante cualquiera que nos pregunte para darles cuenta de la esperanza que está en nosotros. Para alcanzar esta meta con el pueblo judío, sirve de ayuda estar familiarizado con la cultura judía. Aprender aquellos asuntos que más les preocupa a la comunidad judía. Sugerencia: lea una Revista o Periódico judío; lea autores judíos; vaya a un delicatessen o visite una sinagoga.

 

 

Evite Los Estereotipos

 

Todos los judíos no son ricos, intelectuales, reconocibles religiosamente, ni tienen las mismas características físicas, o piensan de la misma manera. La Comunidad Judía es muy plural en casi todos los sentidos.

 

 

Conozca Las Ramas Principales del Judaísmo

 

Los Ortodoxos: Judaísmo Rabínico, Tradicional, Observante. La Ortodoxia viene de los fariseos. Creen en un Mesías personal y en el Mundo Por Venir. La mayoría creen que el Talmud es equivalente a la Biblia en autoridad, y ha influido en la religión judía más que ninguna otra.

 

Los Hasídicos: Actualmente son considerados como parte del Judaísmo Ortodoxo. Comenzó en la Europa Oriental a finales del sigo XVIII. Con frecuencia incluye devoción al "Rebbe," el misticismo, y aun alguna influencia de la "Nueva Era" se muestra en su teología, incluyendo la reencarnación. Tienen tendencia al aislamiento, aun hacia otra gente judía.

 

Los Conservadores: Una reacción al Judaísmo Reformado, la observancia Conservadora Judía está entre el Judaísmo Ortodoxo y el Reformado. Creen que la tradición puede ser modificada.

 

Los Reformados: El Judaísmo Reformado nació durante el período de la "Ilustración" alemana, al inicio del siglo XIX. Liberalizó leyes y tradiciones y quitó el énfasis a lo sobrenatural. El pueblo judío podía encajar en la sociedad occidental reteniendo la moral y ética judías. No tienen fe en un Mesías personal, el cielo o el infierno. Son menos estrictos a la hora de guardar el Shabat y la comida kosher y otras tradiciones.

 

Los Humanistas Seculares: El Judaísmo sin Dios, cuyo enfoque está en la humanidad, y de manera particular en el pueblo judío. Parece que está creciendo alrededor del mundo. El Judaísmo Humanista-Secular tiene un centro principal aquí en el área de Detroit en el "Templo Birmingham."

 

 

Asistencia A La Sinagoga

 

Aproximadamente el 60% de la población judía no asiste a la sinagoga, aunque la mayoría se identifican todavía como judíos. Eso hace que los judíos americanos sean los que menos asisten a la sinagoga. Solamente el 39% dicen pertenecer a una sinagoga, de los cuales aproximadamente el 15% son Reformados, 15% Conservadores y 10% Ortodoxos. Solamente el 35% dicen asistir a la sinagoga regularmente (i.e. una vez al mes). El 33% asisten en los Altos Días Santos o algunas veces al año, mientras otro 23% va a la sinagoga solamente en ocasiones especiales, tal como a una boda o Bar Mitsvá. Esta información ha sido tomada de la Encuesta de Población Nacional Judía del año 1990, según fue informado en la edición del "Detroit Jewish News" del 25 de febrero de 1994.

 

 

Los Matrimonios Mixtos

 

Aproximadamente el 50% del pueblo judío se casa con personas de otra religión. La mayoría de ellos no crían a sus hijos como judíos. El problema del matrimonio mixto y la asimilación supone una gran preocupación para los dirigentes dentro de la comunidad judía. También supone un problema, los judíos mesiánicos, si logramos pasar nuestra identidad judía a la próxima generación.

 

 

Comprendiendo Los Orígenes Judíos

 

Judíos Ashkenazíes o Ashkenazitas: Los judíos de Europa.

 

Judíos Sefardíes o Sefarditas: Los judíos de Mediterráneo y países árabes.

 

Judíos Etíopes: Hay una antigua comunidad judía de Etiopía que se remonta en la historia al tiempo del Rey Salomón y la Reina de Saba.

 

Sabra: Un israelí nativo nacido en Israel.

 

Comprendiendo El Sufrimiento Judío

 

La mayoría de los judíos han experimentado directamente alguna clase de antisemitismo durante su vida. Como resultado, resulta difícil a los judíos distinguir entre los cristianos reales y al Yeshúa real del falso antisemita Jesús predicado por algunos llamados cristianos. Muchos judíos piensan que los gentiles son cristianos y sospechan que son antisemitas a primera vista. Como resultado se han agrupado y desarrollado una mentalidad "nosotros y ellos." Hay un "nosotros" y un "ellos."

 

 

Fase 1: No Pueden Vivir Entre Nosotros Como Judíos

 

Se han hecho muchas cosas espantosas al pueblo judío en el nombre de Jesús por la Iglesia Cristiana Histórica. Muchos judíos están familiarizados con la historia del antisemitismo "cristiano." Poco después de que los apóstoles judíos murieron, la dirección de la Iglesia fue transferida a gente que no tenía respeto por los judíos o el Judaísmo. En lugar de mirar al pueblo judío como hermanos equivocados con quienes estaban endeudados por el don de las Escrituras, el Mesías, los Apóstoles, y los santos del Antiguo Testamento, los consideraron como réprobos odiados por Dios.

 

Pasajes del Nuevo Testamento que proyectan a algunos dirigentes judíos negativamente, fueron malentendidos por dirigentes gentiles de la Iglesia posteriormente como una acusación contra todo el pueblo judío. Judíos mesiánicos que expresaron su fe en un contexto judío fueron vistos sospechosamente. Cuando la Iglesia y el Imperio Romano se unieron como por el 400 D.C., los judíos fueron reducidos de ser ciudadanos romanos a ser emigrantes apenas tolerados. Se les prohibió casarse con los cristianos. Severas sanciones económicas y sociales fueron hechas progresivamente contra los judíos dentro de la colaboración Iglesia-Estado que continuaría por 1500 años más.

 

 

Los creyentes judíos fueron obligados a rechazar todas las prácticas judías. La siguiente declaración ha sido tomada de la Iglesia de Constantinopla, la cual los judíos tenían que afirmar si querían unirse a la Comunidad del Mesías Judío: Renuncio a todas las costumbres, ritos, legalismos, pan sin levadura y sacrificios de los hebreos, y todas las otras fiestas de los hebreos, sacrificios, oraciones, aspersiones, purificaciones, santificaciones y propiciaciones, y ayunos, y nuevas lunas, y Shabats, y supersticiones, e himnos y cánticos y observancias y sinagogas, y el alimento y la bebida de los hebreos; en una palabra, Yo renuncio absolutamente a todo lo que sea judío, toda ley, todo rito y costumbre...

 

 

Los protestantes con frecuencia no lo hicieron mejor. Lo siguiente ha sido tomado de un tratado de Martín Lutero, "Sobre Los Judíos Y Sus Mentiras" publicado en 1543. ¿"Qué haremos nosotros los cristianos con este pueblo rechazado y condenado."?... Les daré mi sincero consejo: En primer lugar, quemar sus sinagogas... en honor de nuestro Señor y de la Cristiandad, para que Dios vea que somos cristianos... Aconsejo que sus casas también sean arrasadas y destruidas... Aconsejo que sus libros de oración y escritos talmúdicos... sean tomados de ellos... Aconsejo que a sus rabinos les sean prohibido enseñar de ahora en adelante bajo pena de pérdida de la vida y miembros..."

 

 

Fase 2: No pueden vivir entre nosotros

 

Durante la Edad media continuaba incrementándose la legislación anti-judía. A los judíos se les prohibía poseer tierras, fueron marginados en guetos, y separados de la sociedad cristiana. Comunidades enteras de judíos fueron deportadas desde varias naciones por toda la Europa cristiana.

 

 

Fase 3: No pueden vivir

 

Los Cruzados masacraron a miles de judíos en Europa de camino a Israel. Muchos fueron quemados vivos o torturados. Cuando los Cruzados conquistaron Jerusalén cantaban himnos mientras quemaban la sinagoga en la cual 1.000 judíos eran quemados vivos. Los judíos eran acusados de envenenar los pozos de Europa durante la Muerte Negra de 1384. Muchos fueron muertos. La temible Inquisición era dirigida contra los "conversos" _convertidos judíos cuya lealtad era cuestionada. Muchos fueron quemados en la hoguera en un poste. Periódicamente se hacía el Libelo de Sangre _la absurda mentira que los judíos mataban niños cristianos en Pascua y usaban su sangre para hacer matsá de Pascua. Individuos y pueblos enteros fueron destruidos como resultado. Las persecuciones continuaron con los pogromos en Europa Oriental y Rusia, que normalmente eran estimuladas por el Rey o el Zar (quienes eran las cabezas titulares de la Iglesia del Estado), como también por dirigentes eclesiásticos. Con el paso del tiempo esta inhumanidad hacia el pueblo judío culminó con el Holocausto. La siguiente carta publicada en octubre de 1996, manifiesta los sentimientos que tienen muchos judíos hacia lo que se percibe como un mundo hostil, que tristemente incluye al "Cristianismo."

 

 

Querido Mundo:Comprendo que te sientas desconcertado con nosotros aquí en Israel. Sinceramente, parece que estás bastante molesto, aun enfadado. (¿Violentado?) En verdad, cada pocos años parece que te sientes molesto con nosotros. Hoy, es la "brutal opresión de los palestinos", ayer, era el Líbano; antes de eso fue el bombardeo del reactor nuclear de Bagdad y la guerra del Yom Kipur y la campaña del Sinaí. Parece que los judíos que triunfan y, por lo tanto, viven, te inquietan extraordinariamente. Desde luego, querido mundo, mucho antes de que hubiera un Israel, nosotros - el pueblo judío - te inquietábamos. Desconcertamos al pueblo alemán que eligieron a un Hitler, y desconcertamos al pueblo austríaco que le aclamó en su entrada en Viena y desconcertamos a un montón de naciones eslavas - Polacos, Eslovacos, Lituanos, Ucranianos, Rusos, Húngaros, Rumanos.

 

Y nos remontamos en un largo camino hacia atrás en la historia del mundo "desconcertado." Desconcertamos a los Cosacos de Chmielnicki que masacraron a decenas de miles de nosotros en 1648-49; desconcertamos a los Cruzados que, en su camino a liberar la Tierra Santa, quedaron tan desconcertados por los judíos que mataron un número incalculable de nosotros. Desconcertamos, por siglos, a una Iglesia Católica Romana que hicieron todo lo que pudieron para definir nuestra relación por medio de las Inquisiciones, y desconcertamos al archi-enemigo de la Iglesia, a Martín Lutero, quien, en su llamada a quemar las sinagogas y a los judíos que estaban dentro de ellas, mostraba un espíritu ecuménico cristiano admirable. Y es porque nos sentimos tan desconcertados, desconcertándoles a Uds., querido mundo, que decidimos dejarles - es una manera de hablar - y establecimos un estado judío. La razón fue que viviendo en íntimo contacto con Uds., como extranjeros-residentes en los distintos países que componen, les desconcertamos, irritamos y molestamos. ¿Qué mejor idea, entonces, que dejarles y poder así amarles - y Uds. a nosotros? Así que decidimos volver a casa - a la misma patria de la que fuimos sacados fuera hace 1.900 años antes por el mundo Romano, a quien aparentemente, también desconcertamos.

 

Vaya, querido mundo, parece que son bastante difíciles de agradar. Habiéndoles dejado, y sus pogromos e Inquisiciones y Cruzadas y Holocaustos, habiendo tomado nuestra decisión de abandonar el mundo general para vivir solos en nuestro pequeño estado _seguimos desconcertándoles. Están desconcertados de que oprimamos a los pobres palestinos. Están enfadados profundamente por el hecho de que no cedemos nuestras tierras de 1967, que son claramente el obstáculo para la paz en el Oriente Próximo. Moscú está desconcertado y también Washington. Los árabes "radicales" están desconcertados y los apacibles, moderados egipcios están desconcertados.

 

 

Bien, querido mundo, considera la reacción normal de un judío de Israel. En 1920, 1921 y 1929, no había los territorios de 1967, que impedían la paz entre judíos y árabes. En verdad, no había Estado Judío para desconcertar a nadie. No obstante, los mismos palestinos oprimidos y reprimidos mataron a decenas de miles de judíos en Jerusalén, Jafa, Safed y Hebrón. En verdad, 67 judíos fueron muertos en un día en Hebrón - en 1929. Querido mundo, ¿por qué los árabes - los palestinos - mataron a 67 judíos en un día en 1929? ¿Pudo haber sido su ira por la agresión israelí de 1967? ¿Y por qué mataron a 510 hombres, mujeres y niños judíos en las revueltas árabes en 1929? ¿Pudo haber sido por el desconcierto árabe de 1967? Y cuando tú, mundo, propusiste un plan de Partición por las Naciones Unidas en 1947 que hubiera creado un "Estado Palestino" junto con el pequeño Israel, los árabes gritaron "no" y fueron a la guerra y mataron a 6.000 judíos - ¿fue ese dolor de estomago causado por la agresión de 1967? Y, a propósito, querido mundo, ¿por qué no escuchamos su grito de desconcierto, entonces? Los pobres palestinos quienes hoy matan a los judíos con explosivos, bombas y piedras eran parte del mismo pueblo que - cuando ellos tenían todos los territorios que ahora reclaman que les sea dado para su estado - intentaron echar al estado judío al mar. ¡Las mismas caras arrugadas, el mismo odio, el mismo grito de "itbach-al-yahud" muerte al judío!.- que oímos y vemos hoy, fueron vistos y oídos entonces. La misma gente, el mismo sueño - pero no deberíamos "oprimirles"

 

Querido mundo, estuviste junto al Holocausto y también en 1948 cuando siete estados lanzaron una guerra que la Liga Arabe orgullosamente comparó a las matanzas mongoles. Estuviste junto a Nasser en 1967, cuando desmandadas muchedumbres aclamaban ferozmente en todas las capitales árabes en el mundo, jurando echar al mar a los judíos. Y tampoco estarías presente mañana si Israel se enfrentara a la extinción. Y como sabemos que los árabes- palestinos sueñan a diario con esa extinción, haremos todo lo posible para permanecer vivos en nuestro país. Si eso te molesta, querido mundo, bien - piensa en cuantas veces en el pasado nos has molestado. De cualquier forma, querido mundo, si estás molesto por nosotros, aquí hay un judío en Israel a quien no le importa nada.

 

 

PRE-EVANGELISMO: REVELACION GENERAL

 

La mayoría del pueblo judío en la actualidad no se aferra a una visión bíblica del mundo Antes de poder mencionar la Biblia, que no se acepta como un mensaje inspirado por Dios, a menudo será útil dar razones del porqué hay un Dios y el porqué la Biblia es un mensaje inspirado que viene de Él.

 

 

El Argumento Teleológico: El Argumento Del Diseño

 

La Creación en sí misma es una evidencia convincente de que Dios existe (Salmo 19:1; Romanos 1:20). No hay excusa de la ignorancia sobre Dios, porque hay evidencia suficiente alrededor de nosotros. Así como deducimos que hay un diseñador inteligente para cualquier producto en el cual discernimos la evidencia de la adaptación intencionada hacia algún fin, así también el universo está lleno de un diseño intencionado, que nos dice que hay un Diseñador Inteligente. Si atravesáramos el bosque y nos encontráramos con un bonito reloj que guardara fielmente el tiempo, ¿pensaría usted que había evolucionado en ese lugar, por moléculas que por el azar se fundieron a través de millones de años? ¡Claro que no! Asumiría, mas bien, que un relojero lo había diseñado y hecho. El universo es mucho más complejo que cualquier cosa que pueda hacer el hombre; ¿No tiene sentido pensar que debe de haber un Maestro Diseñador que es superior al hombre? Hay un orden y regularidad en las "leyes de la naturaleza" que operan por medio de formulas matemáticas precisas. Algún gran Diseñador debe de haberlas diseñado. Desde los tiempos más tempranos, los hombres, completamente fuera de la Biblia, han llegado a la conclusión de que Dios debe de existir, basados en el entendimiento de este principio de diseño en el universo. En la Metafísica, Aristóteles argumentó que debe de haber un Primer Autor de lo Inamovible, un Ser inconmensurablemente bueno, viviente, inteligente, incorpóreo, y eterno que es la fuente del orden en el universo.

 

 

El Argumento Cosmológico: El Argumento De La Existencia

 

O bien el universo ha existido siempre, o ha tenido un principio. Los recientes descubrimientos de la ciencia moderna indican que el universo no es eterno, que de hecho tuvo un principio. El principio de que todas las cosas materiales tienen una causa, es llamado la Ley de Causa y Efecto. Porque las cosas existen, ha de haber una Primera Causa, quien Él mismo no ha sido causado. El universo físico no tiene razón suficiente para existir dentro de sí y en sí mismo. Por lo tanto, la razón de su existencia (la del universo) debe de encontrarse fuera de ello mismo, en un Ser cuya razón suficiente está contenida en sí misma.

 

 

El Argumento Moral: El Argumento Desde La Moralidad Y La Conciencia

 

Vivimos en un universo moral. Toda la humanidad tiene la idea de lo que es bueno o correcto que parece ser independiente de nosotros. ¿De dónde viene este sentimiento del bien y del mal? Hay una creencia universal en Dios o dioses en todas las sociedades de la humanidad. Aun después de setenta años de comunismo ateo, la creencia en Dios no ha podido ser desarraigada. ¿De dónde ha venido este conocimiento de Dios? ¿De dónde procede la conciencia del hombre? Es más lógico deducir la existencia de un Ser moral superior que creó este orden moral que lo infundió en nuestra conciencia, que suponer que sucedió porque sí.

 

 

La Apuesta de Pascal

 

Las probabilidades de que Dios existe o no existe, están al cincuenta por ciento, el hombre prudente apuesta porque Dios existe. ¿Por qué? Porque esto es una apuesta que todos los hombres han de hacer _El juego está en marcha y se ha de hacer una apuesta. Considerando que hay razones para elegir una u otra, la razón solamente no puede determinar qué elección hacer. Por lo tanto, la elección debe tomarse pragmáticamente, basado en función de alcanzar al máximo la felicidad personal. Si apuesta porque Dios existe, y así es, entonces, ha alcanzado vida eterna y felicidad infinita. Si Dios no existe, usted no ha perdido nada. Por otro lado, si usted apuesta que Dios no existe, pero de hecho sí existe, entonces, ha sufrido una pérdida infinita. Si Él no existe, entonces, usted, aun así, no ha perdido nada. Por lo tanto, la única elección prudente es creer que Dios existe, y empezar a buscarle a Él.

 

Como ha podido ver, hay razones racionales para creer que Dios existe, basado en el diseño encontrado en la creación, causa y efecto, y la conciencia innata de moralidad en la humanidad. Otra fuente de prueba de la existencia de Dios entra en la categoría conocida como una revelación especial; específicamente la Palabra inspirada de Dios.

 

 

REVELACION ESPECIAL: LA DEMOSTRACION QUE LA BIBLIA ES VERDAD

 

La Biblia es la mejor fuente del conocimiento de Dios, Su carácter, Sus caminos, y Sus expectativas del hombre. Desafíe a la gente a que lea la Biblia, pidiendo a Dios que se revele a ellos sobre si es la verdad o no. Dígales que consideren:La unidad sorprendente de la Biblia: es única. Fue escrita por cuarenta autores de trasfondos muy diferentes, por un espacio de 1500 años, en tres diferentes continentes, sin embargo, parece como si la hubiera escrito un solo autor.

 

Descubrimientos recientes demuestran que la Escrituras son precisas histórica, arqueológica y científicamente.

 

La Biblia ha afectado al mundo más que ningún otro libro jamás escrito. Es el libro más ampliamente publicado jamás escrito. Habla con autoridad sobre asuntos como la moralidad, la ley, la política, literatura, arte y ciencia.

 

Es uno de los únicos libros que dice ser la revelación de Dios a la humanidad.

 

Es el único en su habilidad para decir el futuro.

 

 

LA PROFECIA CUMPLIDA SOBRE ISRAEL

 

El pueblo judío es el Pueblo Elegido de Dios. Esta relación es eterna e incondicional. Aunque Él nos disciplina como un buen padre, Él nunca nos desechará (Deuteronomio 7:6; Jeremías 31:35-37; 33:23-26; Romanos 11:1).

 

Debido a la incredulidad, el pueblo judío sería exilado de la tierra de Israel. La vida entre las naciones sería difícil y precaria en la Diáspora, el "Galut" (Exilio), pero sobreviviríamos y seríamos preservados (Deuteronomio 28:15-68; Levítico 26:31-45).

 

A pesar de nuestra desobediencia, el pueblo judío es todavía la niña del ojo de Dios (Zacarías 2:8) y amado por Dios ahora mismo (Romanos 11:1, 11, 28).

 

La frontera nacional está completamente definida (Génesis 15:18.21; Éxodo 23:31; Ezequiel 47:13.22). Los judíos tienen un derecho otorgado por Dios de la Tierra de Israel, que incluye a Judea y Samaria ("orilla occidental"), Gaza, el Golán, y toda Jerusalén (Génesis 13:14-17; 15:18; 17:7-8; Jeremías 31:2-5; 33:6-12).

 

Justamente antes del regreso del Mesías, el pueblo judío habría de ser recogido de todas las naciones y establecido como una nación en nuestra antigua tierra dada por Dios (Salmo 69:35-36; Isaías 11:11-12; Isaías 43:1-8; Isaías 49:8-13; Zacarías 10:6-12; Ezequiel 36:24-32; para no ser desarraigados más, Amós 9:11-15).

 

Las ciudades de Israel serían reedificadas y la tierra experimentaría un milagro agrícola (Isaías 27:6; 41:18-20; Amós 9:13-15; Ezequiel 36:8-15, 24-28, 33-38); el desierto florecería como una rosa (Isaías 35:1-2).

 

La ciudad de Jerusalén sería devuelta al pueblo judío (Lucas 21:24).

 

Justo antes de la Segunda Venida del Mesías, Dios comenzaría a derramar de Su Espíritu sobre el pueblo judío para revivirlos espiritualmente. Así como volveríamos a la Tierra de Israel, y al Mesías de Israel (Isaías 59:18-21; Jeremías 32:36-44; Ezequiel 37:1-29: Joel 2:28- 32).

 

En los últimos días Jerusalén se convertiría en una carga para todas las naciones (Jeremías 30:7; Zacarías 12:2-3).

 

Dios juró proteger a Israel y contender contra aquellos que contiendan contra nosotros. Los que ataquen al pueblo judío, vendrán bajo el juicio de Dios (Génesis 12:3; Salmo 121:4; Isaías 49:25-26; 60:12; Joel 3:1-3; Zacarías 12:2-10. Mateo 25:31-46). ¡Dios es un Sionista!

 

En el futuro, todas las naciones servirán al Mesías durante 100 años en una Jerusalén renovada (Isaías 2:1-4; Zacarías 8:2-3; 14:16).

 

 

LA PROFECIA MESIANICA

 

La comprensión de la profecía Mesiánica sirve de mucha ayuda. Nos ayuda a demostrar que la Biblia es un libro sobrenatural, inspirado por Dios, y que el Nuevo Testamento es la continuación natural de las Escrituras Hebreas. Entre el pueblo judío la Tanaj (Torá, Nevi'im, Ketuvim) es considerada como la Biblia, o las Sagradas Escrituras. El Nuevo Testamento (Brit Jadashá) no es considerado como inspirado o con autoridad. Usamos la Tanaj, especialmente las profecías Mesiánicas, para demostrar que el Nuevo Testamento es verdadero. Dése cuenta que la mayoría del pueblo judío no está familiarizado con la Tanaj. La mayoría de los judíos jamás la han leído, sólo han estudiado la profecía Mesiánica.

 

Use Profecías Claras Del Mesías

 

Algunos dicen que hay más de 300 profecías que se cumplieron en la Primera Venida. Aun siendo verdad, sólo necesitamos saber 20 de las predicciones más claras y literales. Los escritores del Nuevo Testamento vieron cumplido todo en el Mesías, que era una manera común rabínica de comprender las Escrituras. Los autores del Nuevo Testamento aplican pasajes al Mesías que no pueden ser tan literales como a un moderno escéptico le gustaría. Por ejemplo Isaías 7:14 y Mateo 1:23; Oseas 11:1 y Mateo 2:15.

 

 

Profecías Mesiánicas

 

Había de venir un Nuevo Pacto, distinto al que había sido hecho en el Monte Sinaí (Jeremías 31:31-33). Vea hebreos 8:6-13; 9:12-22; 10:4-24; Lucas 22:15-20.

 

El Mesías había de nacer en Belén y aun así originarse desde los días de la eternidad (Miqueas 5:2). Vea Mateo 2:1-6; Lucas 2:11-20.

 

El Mesías debía de ser un profeta como Moisés (Deuteronomio 18:15-19) Vea Juan 7:40-43; Hechos 3:22- 23.

 

El Mesías había de entrar en Jerusalén humildemente en un pollino, y aun así en triunfo (Zacarías 9:9). Vea Mateo 21:1-9; Juan 12:12-16.

 

En Su primera venida, el Mesías sería rechazado por la mayoría de Israel, particularmente los dirigentes (Isaías 53:1-3; Salmo 118:22). Vea Juan 1:11; 12:37-43; Hechos 4:1-12.

 

El Mesías había de ser condenado, aunque era inocente de cualquier cosa mal hecha (Isaías 53:8) Vea Mateo 27:1-2; Lucas 23:1-25.

 

El Mesías había de morir sacrificado (Salmo 22:14-17). Vea Mateo 27:31; Marcos 15:20, 25.

 

El Mesías había de enmudecer delante de Sus acusadores (Isaías 53:7). Vea Mateo 27:12-14; Marcos 15:3-4; Lucas 23:8-10.

 

El Mesías había de ser herido y escupido (Miqueas 5:1; Isaías 50:6). Vea Mateo 26:67; 27:30; Marcos 14:65.

 

Habían de echar suertes sobre Sus vestidos (Salmo 22:18) Vea Mateo 27:39-43; Lucas 23:11, 35-36.

 

El Mesías había de ser burlado y escarnecido (Salmo 22:7-8) Vea Mateo 27:39-43; Lucas 23:11, 35-36.

 

El Mesías había de sufrir con los transgresores y orar por Sus enemigos (Isaías 53:12). Vea Mateo 27:38; Marcos 15:27.

 

El Mesías había de morir como una ofrenda por el pecado (Isaías 53:5-6, 8, 10-12; Daniel 9:24-27; Zacarías 9:9; 12:10; Salmo 16:10; 22). Vea Juan 1:29; 11:49-52; 1ª Corintios 15:33.

 

El Mesías había de ser levantado de entre los muertos (Isaías 53:12; Salmo 16:10). Vea Mateo 28:1-10; hechos 2:22-32. La resurrección de Yeshúa hace válido Su mensaje y ministerio. El sello de la aprobación de Dios sobre todo lo que Yeshúa hizo y enseñó. Esto le hace a Él único en la historia del mundo y le pone en un nivel mucho más alto que cualquier otro de los profetas de Israel u otras religiones. También le da el poder para ayudarnos a vivir una vida victoriosa y vencer al mayor enemigo del hombre _la muerte. Sin la resurrección nunca hubiera habido un movimiento Mesiánico. Las hostiles autoridades hubieran sofocado fácilmente el movimiento Mesiánico si hubieran podido producir el cuerpo de Yeshúa. Aun más, los discípulos de Yeshúa no estaban en un marco mental para inventar Su resurrección. ¡Apenas lo pudieron creer ellos mismos cuando lo oyeron por primera vez! Una resurrección inmediata no era parte del pensamiento del Judaísmo del primer siglo. Sólo la resurrección de Yeshúa pudo haberlos transformado de un grupo amedrentado y sin ánimo, en una banda intrépida y audaz que dieron sus vidas y transformaron el mundo. Los apóstoles no tenían nada que ganar sacando estas cosas a la luz _excepto la muerte. Eran conocidos por su carácter verdadero, y no por ser mentirosos y engañadores.

 

El Mesías debía de ser Dios Mismo (Isaías 9:6-7; Salmo 110:1; Proverbios 30:4). Vea Juan 1:1; 8:56-59; 20:28; Colosenses 1:15-17 y Hebreos 1:8.

El Mesías debía de venir antes del año 70 D.C. (Daniel 9.24-27) Vea Lucas 1:5; 2:1-7.

 

El Mesías había de ser traspasado (Zacarías 12:10) Vea Juan 19:18, 34-37.

 

 

El Proceso Mesiánico De La Eliminación

 

Un diminuto porcentaje de la humanidad podría reunir las condiciones para ser el Mesías basado en las consideraciones genealógicas solamente, pero Yeshúa cumple todos los requisitos. Este proceso de eliminación funciona como sigue: El Mesías tenía que venir como un ser humano, no como un ángel (vea Génesis 3:15 _la simiente de la mujer). El Mesías debía de descender de Sem, no de Cam o Jafet (vea Génesis 9:25- 27). El Mesías debía de ser un judío, no un gentil (vea Génesis 12:1-3; 15:18). El Mesías debía de ser un descendiente de Isaac, no de Ismael (vea Génesis 17:19). El Mesías debía de ser un descendiente de Jacob, no de Esaú (vea Génesis 28:13-15). Jacob tuvo doce hijos, pero sólo Judá fue elegido para ser el antepasado del Mesías (vea Génesis 49:10). La tribu de Judá tenía muchas familias, pero solamente la familia de David fue elegida (2ª Samuel 7:12-16; Isaías 11:1-2). El Mesías Yeshúa es el hijo de David tanto por medio de Natán como de Salomón, tanto por el lado de Su madre como por el de Su padrastro. Lucas 3 traza Su genealogía desde María [Miriam] hasta Natán. Mateo 1 traza Su genealogía por medio de Salomón.

 

 

Intente Usar Las Seis Leyes Espirituales

 

1. Dios ama y desea que todos los hombres experimenten una vida llena de sus bendiciones. Dios es la fuente de una vida agradable que valga la pena: Salmo 16:11; Isaías 41:10.

 

2. El hombre mismo se ha separado de Dios por el pecado. El hombre es pecador tanto por sus acciones como por su naturaleza. Eclesiastés 7:20; Salmo 53:2-4; Salmo 130:3-4; Salmo 143:2; Isaías 64:6; Jeremías 17:9; Job 15:14-16.

 

3. El resultado del pecado es la separación de Dios y la muerte eterna: Jeremías 31:30; Ezequiel 18:4; Isaías 59:2-3.

 

4. El hombre es incapaz de reconciliarse con Dios por medio de sus propios esfuerzos o buenas obras: Job 14:4; Salmo 49:7; Proverbios 20:9; Isaías 64:6; Jeremías 2:22.

 

5. Dios ha provisto el camino de la redención por el cual se puede conseguir la reconciliación con Dios: La barrera del pecado puede ser removida creyendo en la Palabra de Dios y teniendo la sangre de la expiación del Mesías: Levítico 17:11; Salmo 49:15; Isaías 43:11, 25; Isaías 53:3-12. El sistema de los sacrificios nos estaba preparando a nosotros para el sacrificio final del Mesías. La ofrenda por el pecado era para un individuo, el cordero de Pascua era para una familia, el sacrificio de Yom Kipur era para toda la nación, y el Mesías murió por toda la humanidad.

 

6. Usted debe recibirle al Mesías Yeshúa por la fe en su vida y hacerle su Señor y Redentor: Génesis 15:6; Habacuc 2:4; Juan 1:12; Revelación 3:20.

 

 

LA TERMINOLOGIA MESIANICA

 

Las palabras tienen poder. Los términos, expresiones, títulos y etiquetas que usamos en la vida de todos los días son cruciales en nuestra comunicación de los unos con los otros. En la esfera política, términos como halcón, paloma, liberal, conservador, izquierda, derecha, republicano, demócrata ayudan para identificar los conceptos y las posiciones. En el Judaísmo Mesiánico la terminología es extremadamente importante. En los últimos dos mil años de la historia, a los judíos nos han encajonado aparentemente en una falsa dicotomía que existe en las mentes de la mayoría de la gente. Esta forma de pensar da a entender que uno es o un judío o un cristiano, un miembro del Judaísmo, o un miembro del Cristianismo. Nosotros creemos que es muy judío creer en el Mesías Yeshúa y de que Él es el cumplimiento del Judaísmo bíblico.

 

Usando la terminología judía Mesiánica, llevamos a cabo una serie de cosas. En primer lugar, ponemos a Yeshúa dentro del contexto bíblico e histórico judío del cual Él originó. En segundo lugar, educamos a la gente sobre las raíces judías de esta Fe Judía. Finalmente, este lenguaje Mesiánico, a veces, es más preciso. Animo a todos los creyentes Mesiánicos a usar esta terminología, con el fin de expresar más claramente su fe en el Mesías judío, Yeshúa, al pueblo judío (1ª Corintios 9:19-22). Estos son algunos de los términos más importantes que debemos comprender.

 

 

a. Yeshúa _¡Yeshúa es su nombre original hebreo! "Jesús" es la forma helenizada y españolizada de "Yeshúa," que significa "Salvación." Yeshúa nunca oyó el nombre de "Jesús" en toda Su vida. Siempre le llamaron "Yeshúa," que es muy parecido a "Josúe," un nombre hebreo común en ese tiempo. Unos buenos ejemplos de este nombre en referencia al Mesías se encuentran en Isaías 62:11 en el Antiguo Pacto y Mateo 1:21, en el Nuevo Pacto.

 

 

b. El Mesías _"El Ungido." Algunos creen que "Cristo" es el segundo nombre de Yeshúa de la misma manera que tenemos un nombre de familia. Realmente, "Cristo" es un título como lo puede ser el de "Presidente" o "Rey." Este título es tomado de la palabra hebrea "Mashíaj" o "Ungido," que fue traducido al griego como "Jristós" y más tarde españolizado a "Cristo." La traducción actual española de Mashíaj es "Mesías."

 

 

c. Judaísmo Mesiánico _El movimiento del pueblo judío que han llegado a creer que Yeshúa es el Mesías prometido de Israel. Este movimiento es mundial y es el cumplimiento de la profecía bíblica (sinónimo con "el verdadero Judaísmo Bíblico). Yeshúa es el cumplimiento o plenitud del Judaísmo Bíblico. Como judíos, hemos "completado" o "cumplido" lo que Dios quiere que nosotros hagamos como judíos, es decir, recibir a Yeshúa como nuestra expiación por el pecado y entrar en una relación personal con Dios. Él vino para cumplir la Ley y los Profetas. Por lo tanto, ¿cómo podríamos nosotros, como pueblo judío, creyendo en el Mesías judío, convertirnos en no-judíos? Por el contrario, creemos que Yeshúa ha cumplido nuestra fe y herencia judías. No nos hemos "convertido" a otra fe, sino lo contrario, hemos sido completados porque hemos encontrado el verdadero Judaísmo Bíblico por medio del Mesías Yeshúa (Mateo 5:17).

 

 

d. Judío Mesiánico _un judío que cree que Yeshúa es el Mesías y permanece siendo judío en su forma de vida y adoración. El pueblo judío que ha encontrado al Mesías judío no se han convertido a otra religión sino que se han realizado en su Judaísmo y herencia. El término "cristiano" originalmente quería decir, "seguidor del Cristo" o "seguidor del Mesías." En sí mismo es un buen término. Desgraciadamente, pasado el tiempo, el término "cristiano" vino a significar más que simplemente "seguidor del Mesías." Para un judío actual, "cristiano" no describe a un seguidor del Mesías de Israel. Significa un no-judío, un gentil que va a la iglesia. Esto hace poca diferencia si la persona es espiritualmente renacida o es realmente practicante de la fe cristiana. Mucha gente hoy en día tiene esta dicotomía en sus mentes, que por un lado hay judíos y Judaísmo, y por la otra hay cristianos y Cristianismo; y eres lo uno o lo otro. De acuerdo con esto, cuando un judío acepta a Yeshúa se tiene la idea de que "ha cambiado" del Judaísmo al lado del Cristianismo y no se le considera más un judío sino un cristiano. Con todo intento y propósito, el término "cristiano" es sinónimo de "no-judío" o "gentil." Nosotros creemos que ha sucedido justamente lo opuesto. Los judíos Mesiánicos creemos que hemos encontrado al Mesías judío y ahora somos "judíos completos." Por consiguiente, hemos elegido llamarnos "Judíos Mesiánicos" porque nos identifica como pueblo judío que siguen al Mesías. Los primeros judíos Mesiánicos tenían muchos nombres: creyentes, elegidos, remanente, seguidores del Camino, discípulos. La expresión, "convertirse en un judío Mesiánico" es preferible a "convertirse al Cristianismo," lo que implica renunciar a la herencia propia judía.

 

e. Sinagoga Mesiánica o Congregación _una congregación donde los Creyentes Mesiánicos pueden adorar y ejercitar su fe judía en el Mesías.

 

f. Rabino Mesiánico _literalmente "maestro," el dirigente espiritual de una sinagoga Mesiánica.

 

g. Brit Jadashá _el Nuevo Pacto o Nuevo Testamento; los libros escritos en el primer siglo por escritores judíos que creyeron y siguieron al Mesías.

 

h. Tanaj o Escrituras Hebreas _Antiguo Testamento. "Antiguo" Testamento implica que hay un Nuevo Pacto, algo que la mayoría del pueblo judío no acepta. Tanaj es un acrónimo de Torá (Enseñanza), Nevi'im (Profetas) Ketuvim (Escritos _vea Lucas 24:44).

 

i. El Rabino Pablo _Pablo fue un rabino que estudió a los pies del famoso Rabino Gamaliel en el primer siglo (Hechos 22:3).

 

j. Mikvá, Tevilá o inmersión _la mikvá es la piscina de agua real y "tevilá" es la ceremonia judía de ser "sumergidos" en agua para purificación. En el Nuevo pacto, la inmersión también simbolizaba purificación cuando los creyentes en Yeshúa confesaban públicamente su fe en el Mesías Yeshúa. Los cristianos usan el término "bautismo" para esta ceremonia judía.

 

k. Israel _es el nombre adecuado y dado por Dios para esta tierra. Palestina debe de evitarse, ya que implica tendencias antisionistas.

 

l. Buenas Noticias _ la palabra "Evangelio" significa "Buenas Nuevas." "Buenas Nuevas" tiene mucho más sentido para un judío que le está escuchando.

 

 

OBJECIONES COMUNES A LAS BUENAS NUEVAS

 

"Los judíos no creen en Jesús. O eres judío o cristiano. No se pueden ser los dos. Si crees en Jesús, ya no eres más judío." El hecho está en que Dios te ha hecho judío y eso no se puede cambiar, a pesar de lo que la mayoría de los judíos digan. Todavía eres un descendiente de Abraham, Isaac y Jacob. Además, el asunto no está en quién eres tú, sino en quién es Yeshúa. Si Él es realmente el Mesías, entonces, creer en Él es la cosa más auténticamente judía que una persona puede hacer.

 

El Fundador y los primeros dirigentes de la Fe Mesiánica Judía fueron judíos. Vivieron como judíos. Yeshúa era un Sabra (un nativo nacido en Israel), y un descendiente del Rey David. Fue circuncidado al octavo día, le fue puesto un nombre judío, asistía regularmente a la sinagoga, guardó la Torá (Gálatas 4:4). Los discípulos vivieron vidas judías: vea Hechos 2:46; 3:1; 18:18; 20;6, 16; 21:20-26; 23:6; 25:8; 27;9; 28:17. El movimiento Mesiánico fue completamente judío desde su principio. La cuestión en el primer siglo estaba en: ¿"Puede un gentil creer en Jesús sin convertirse primero en judío?

 

El Rabí Pablo instruyó específicamente a los seguidores judíos del Mesías de mantener su identidad judía (1ª Corintios 7:18).

 

Nuestras Escrituras son judías. La Tanaj (Antiguo Testamento) proporcionan el fundamento de nuestra fe y el Brit Jadashá (Nuevo testamento) fue escrito, con una única posible excepción, completamente para los judíos.

 

Yeshúa enseño que Él cumplió, no la puso a un lado, la Torá (Mateo 5:17-19). Otras enseñanzas distintivas encontradas en el Nuevo Testamento incluyen: una relación personal con el Dios de Israel, el Mesías prometido de Israel, la unidad única de Dios (Marcos 12:28-31), un Nuevo Pacto (Jeremías 31:31-34), y expiación con Dios basado sobre el principio del "intercambio de una vida." La expiación viene por medio del substituto ordenado por Dios Levítico 17:11).

 

Aunque ciertas aseveraciones del Nuevo Testamento han sido mal interpretadas como que atacaban al pueblo judío y han sido usadas para justificar el antisemitismo, hemos de reconocer que los autores del Nuevo Testamento eran ellos mismos judíos leales y observantes de la Torá. Más aún, donde aparecen las críticas de los dirigentes religiosos de ese día, están justificadas históricamente. Los Sumos Sacerdotes de ese día eran notoriamente corruptos, según se atestigua en otros escritos judíos. Algunos, pero no todos, de los fariseos se autojustificaban y estaban orientados hacia las obras. Por favor, tenga en mente que no es infrecuente criticar "dentro de la familia" mientras que el "forastero" necesita ser mucho más circunspecto. Si uno ha de ser justo, debía de comparar la crítica del Nuevo Testamento de algunos del Pueblo Elegido con críticas similares encontradas en los profetas (por ejemplo, vea Isaías 1:1-6, 10).

 

"¿Si Yeshúa es el Mesías, por qué no creen más judíos en Él? ¿Por qué los Rabinos no creen en Él o comprenden esto? Este movimiento Mesiánico en los primeros siglos se extendió. En Hechos 21 se informa que hay decenas de miles de judíos que creían y que eran celosos de la Torá. ¡Hubo comunidades Mesiánicas por todo el Oriente Medio por casi 500 años!

 

Algunos rabinos, como Saulo de Tarso, creyeron que Yeshúa es el Mesías. En tiempos modernos, rabinos como Isaac Lichtenstein, Max Wertheimer, y Daniel Zion, que fue el Rabino Jefe de Bulgaria durante la Segunda Guerra Mundial, también creían en Yeshúa.

 

Que la mayoría de nuestro pueblo rechace a Yeshúa no tiene que ver en absoluto con su Mesianidad. Recuerde que Moisés y los profetas fueron igualmente rechazados por la mayoría de nuestro pueblo (vea Números 14:1-10; Jeremías 25:4, 2ª Crónicas 36:14-16).

 

De hecho, fue predicho que la mayoría del pueblo de Israel no reconocerían al principio al Mesías (Isaías 53; Zacarías 12:10). ¡El mero hecho de que la mayoría de los judíos no crean en Él, da mayor razón para que Él sea el Mesías! A través de nuestra historia como nación, siempre ha sido el caso que solamente una minoría dentro de Israel ("El Remanente") ha seguido fielmente a Dios (vea Romanos 11:5).

 

Él vino la primera vez como un cordero, y no un león, Cabalgó hacia Jerusalén en un pollino, no con pompa y gloria al frente de los ejércitos. Vino a morir para expiar los pecados. No prometió salvación política, sino salvación espiritual. Los dirigentes israelitas no lo pudieron aceptar. Dios predijo que no lo podrían comprender por causa de su condición espiritual (Isaías 6:9-10; 29:9-14).

 

El pueblo judío no es educado para tener la mente abierta sobre este asunto. Los rabinos particularmente se resisten a considerar la Mesianidad de Yeshúa. ¿Pueden haber estado equivocados los rabinos todos estos siglos? Sí, los rabinos son hombres justos, y no son infalibles. De hecho, el Salmo 118:22 predijo esto mismo, que los dirigentes de Israel rechazarían al Mesías. "La piedra que desecharon los edificadores, ha venido a ser cabeza de ángulo."

 

 

Nosotros, los judíos, creemos en un solo Dios, no tres Dioses; Dios no puede hacerse hombre." Los cristianos y los judíos Mesiánicos creen en un solo Dios. Yeshúa mismo enseñó que la Shemá ("Oye Israel, El Señor nuestro Dios, el Señor uno es" Deuteronomio 6:4) era el mandamiento más importante (Marcos 12:28-30). Las palabras hebreas para "Uno" son "Ejad" y "Yajid," "Ejad" que es usado para describir la unidad de Dios en la Shemá, implica unidad compuesta, como la unidad de un marido y mujer como una sola carne (Génesis 2:24). "Yajid" que no es usado en la Shemá, implica unidad absoluta como la de un único hijo (Génesis 22:2). Además, la palabra plural "Elohim" es el nombre más común para Dios usado en la Tanaj, apareciendo 2.500 veces. Hay una forma singular, "Eloah," pero que es menos usada, como 250 veces.

 

 

Otras señales de esta misteriosa unidad/plural dentro de la naturaleza de Dios se encuentran en Génesis 1:26; 3:22; 11:7; Isaías 6:1-8; Salmo 45:8; y el Salmo 110:1. Hay varios instantes fascinantes cuando "Elohim" es acompañado por un verbo plural: "Cuando Elohim (Dios) me hizo (hicieron) salir errante de la casa de mi padre..." (Génesis 20:13). "Porque allí Elohim (Dios) le había (habían) aparecido." (Génesis 35:7). "Porque Elohim (Dios) fue (fueron) para rescatarlos..." (2ª Samuel 7:23). "Ciertamente hay Elohim (Dios) que juzga (juzgan) la tierra." (Salmo 58:11). Los nombres plurales son usados para describir el Unico Dios en estos ejemplos: "Porque él es Dios santo [literalmente Dioses santos] (Josué 24:19). "Acuérdate de tu Creador [literalmente Creadores] (Eclesiastés 12:1). "Alégrese Israel en su Hacedor [literalmente Hacedores] (Salmo 149:2). "Porque tu marido es tu Hacedor [literalmente Hacedores] (Isaías 54:5). Las Escrituras Hebreas enseñan que Dios se ha manifestado siempre Él mismo como una unidad en una pluralidad. En la Tanaj Dios es descrito como sentando en Su Trono en el cielo, mientras que al mismo tiempo está en todas partes por todo el Universo (vea el Salmo 139:7-12). Al mismo tiempo el Espíritu de Dios se manifestaba especialmente en los profetas, y Su Shejiná (gloria, presencia interior, el Espíritu) se manifestaba en el Templo (1ª Reyes 8:27).

 

 

La Tanaj testifica que Dios se hizo hombre. El misterioso Señor apareció en forma humana (vea Génesis 3:8; Génesis 18; Génesis 32:22-32); Éxodo 24:9-11). Él se ha manifestado también como el Angel del Señor (vea Génesis 16:7, 9, 11; Génesis 22:1-12; Éxodo 3:2-6; Jueces 2:1-4; 6:11-22; 13:3-21).

 

 

"Los judíos no necesitan un intermediario. El Judaísmo enseña que un judío se puede acercar a Dios directamente." Es verdad que no es necesario un santo o un sacerdote para acercarse a Dios, pero necesitamos acercarnos a Dios en Sus términos, no los nuestros. Antes del Judaísmo Rabínico teníamos sacerdotes y levitas para aparecer delante de Dios de nuestra parte (Números 18:1-5). Moisés (Éxodo 32:10-14, 30-32, Aarón (Números 16:41-50) Finees (Números 25:6-13) eran mediadores (intermediarios). Por ese motivo, solamente el Sumo Sacerdote podía ir directamente a la presencia de Dios, y sólo en Yom Kipur, y sólo con sangre para expiar por sí mismo y por todo Israel. El Mesías es un profeta como Moisés (Deuteronomio 18:15-19). Así como Moisés fue un mediador que instituyó un pacto, así el Mesías nos introducirá en un Nuevo Pacto de relación con Dios, que incluye la expiación por todos nuestros pecados (vea Jeremías 31:311-34). Isaías 53 describe también la muerte del Mesías en cuanto a expiación y mediación (versículos 5, 6, 12). A pesar de la declaración de que el pueblo judío no necesita un mediador, la verdad es que solamente los cristianos y los judíos Mesiánicos son aceptos a Dios y serán bienvenidos en la presencia de Dios.

 

 

"Los judíos no creen en el sacrificio humano." Para ser aceptables ante Dios, los sacrificios tenían que ser perfectos. Los sacrificios humanos no fueron aceptables porque los humanos tienen pecados propios que necesitaban ser expiados. Sin embargo, el sacrificio del Mesías fue único. Él fue el único ser humano sin pecado que jamás haya vivido. Solamente Él podía ofrecer un sacrificio suficiente (vea Isaías 53:10 donde el Siervo es llamado una "ofrenda por el pecado," la palabra técnica para un sacrificio por el pecado). También, como los animales son de menor valor que el hombre, no podían expiar totalmente los pecados de los seres humanos. Solamente un mayor en valor que el hombre mismo, podía expiar al hombre. Como el Hijo de Dios, Yeshúa fue de mayor valor que toda la humanidad, y podía expiarnos. Dios sabía que Yeshúa sería levantado de los muertos.

 

 

"El Judaísmo no cree en el pecado original. Básicamente soy una buena persona." Los rabinos enseñan que hay dos fuerzas opuestas, el "yetser ha-ra" (la mala inclinación) y el "yetser ha-tov" (la buena inclinación). Contrarios al Judaísmo moderno, que enseña que el hombre es neutral o bueno, las Escrituras Hebreas, de hecho enseñan que la naturaleza básica del hombre ha sido afectada por la Caída, y de que somos pecadores (vea Génesis 8:21; Salmo 51:5; Salmo 14:11-3; Proverbios 20:9; Isaías 53:6; 64:6; 1ª Reyes 8:46; Eclesiastés 7:20). La Biblia enseña que si no tenemos una experiencia de salvación y recibimos la presencia del Espíritu de Dios en nosotros, no somos capaces de elegir el bien, hacer lo bueno, y salvarnos nosotros mismos. El Shoah (El Holocausto), debía decirnos algo sobre la naturaleza del hombre, a pesar de los periódicos informándonos de las miles de leyes que se legislan para protegernos los unos de los otros.

 

 

"¡Es imposible que una virgen tenga un hijo!" Nada es imposible para Dios. Si Él puede crear el Universo de la nada, hacer que una virgen tenga un hijo es lo más fácil. De hecho, a uno le cabría esperar que el nacimiento del Mesías fuese un nacimiento sobrenatural que es consistente con los otros nacimientos milagrosos de algunos de los grandes dirigentes de Israel _los nacimientos de Isaac, Samuel y Samsón.

 

 

"¿Por qué permitió Dios que 6,000.000 de judíos murieran en el Holocausto? Existe el Principio Bíblico que Dios saca bueno de lo malo. Querías decir que lo malo contra mí, Dios lo transformó en bueno para mí (Génesis 50:20). Un resultado del Shoah (Holocausto) era la comprensión de que no hay lugar seguro para Israel entre las naciones gentiles, y que necesitábamos restablecer nuestra antigua patria de Israel. Las naciones del mundo sintieron alguna compasión hacia nosotros después de la Segunda Guerra Mundial, y cooperaron con el renacimiento de Israel.

 

Hay un Principio Bíblico de que Dios detiene el mal humano. Porque el misterio de iniquidad ya está en acción; sólo que hay quien lo detiene al presente, hasta que él a su vez sea quitado del medio (2ª Tesalonicenses 2:7). La carnicería de Hitler fue detenida en su día. Si él hubiese salido victorioso, todos los judíos del mundo se hubieran enfrentado a un destino semejante.

 

Hay un Principio Bíblico que cada nación que maldiga a Israel será maldecida por Dios (Génesis 12:3; Zacarías 1:18-21). Alemania fue conquistada y dividida. Dios ha humillado de semejante manera a todas las naciones que han atacado a Israel a lo largo de la historia, tales como Egipto, Asiria y Babilonia.

 

Hay un Principio Bíblico que, cuan mayor es el conocimiento, mayor es la responsabilidad y los juicios que le acompañan. "A vosotros solamente he conocido (elegido) de todas las familias de la tierra; por tanto, os castigaré por todas vuestras maldades." (Amós 3:2). Israel ha sufrido mucho por causa de nuestra mayor responsabilidad como el Pueblo Elegido. Desgraciadamente, a lo largo de toda nuestra historia y especialmente en los últimos 1.900 años, raramente hemos vivido según nuestro alto llamamiento para proyectar la luz del conocimiento de Dios a las naciones.

 

Hay un Principio Bíblico que la desobediencia trae juicio. Moisés nos advirtió plenamente de las consecuencias de la desobediencia a Dios (vea Levítico 26 y Deuteronomio 28). Israel ha sido siempre como ovejas entre lobos. Nunca hemos tenido superioridad numérica o militar comparándonos con las otras naciones. Nuestra fuerza y protección están en el Señor. Cuando estamos lejos de Él, somos vulnerables a otras naciones más fuertes que siempre nos han rodeado y odiado. La Tanaj atestigua que cuando nos hemos apartado de Dios, éramos vencidos por nuestros enemigos. Por otro lado, cuando estabamos a bien con Dios, éramos invencibles. La destrucción de Jerusalén y el Templo en el año 70 D.C., nuestro exilio de Israel durante 1.900 años, nuestros desplazamientos y sufrimientos, culminando en el Shoah, son indicaciones de que todo no ha estado bien entre Dios y nosotros, desde el tiempo de Yeshúa, y de que estamos en necesidad de arrepentimiento.

 

Hay un Principio Bíblico que aquellos a los que el Señor ama, Él los disciplina, y azota a cada hijo que recibe (Hebreos 12:5-11). La falta de disciplina indica que uno es un hijo ilegitimo y no un hijo verdadero de Dios. Israel es todavía el hijo de Dios y a quien Él ama y disciplina para que pueda algún día compartir Su santidad y experimentar el pacífico fruto de la justicia.

 

Hay un Principio Bíblico de que hay varios niveles de juicio (Lucas 10:12-14). Hitler y aquellos que cooperaron voluntariamente con él serán castigados severamente en el Día del Juicio. Dios es más misericordioso con el oprimido que con el opresor No sólo hay pecados de comisión, sino que también hay pecados de omisión. ¿Dejará Dios sin castigar a esas naciones, individuos e iglesias que sabían lo que estaba sucediendo pero que volvieron sus ojos y no hicieron nada? Hitler podía haber sido parado, había suficientes iglesias inquietas, individuos y naciones preocupadas lo suficientemente para tomar la acción apropiada. Dios le ha concedido a la humanidad el imponente don de libre elección. Él no viola nuestra habilidad de elección. Nos trata como a hombres, y respeta nuestras decisiones por muy destructivo en sí mismo que sea. Los seres humanos pecadores utilizan indebidamente su libertad. La gente eligió no ver lo que estaba sucediendo. Dios juzgará en su tiempo al hombre por sus malas elecciones. (Daniel 12:2; Salmo 37:7:11).

 

Finalmente, hay un Principio Bíblico de llorar con los que lloran (Romanos 12:15). Los amigos de Job estuvieron en su mejor momento cuando decían poco y simplemente se sentaron quietamente consolándole a Job. Tal vez, mejor que respuestas al sufrimiento de Israel están esos cristianos que están al lado de Israel en nuestro dolor y lamento con aquellos de nosotros que todavía estamos lamentando. Dios no se estaba regocijando, sino más bien estaba afligido por la pérdida insensible de la vida y potencial humanos en el Shoah (Holocausto), como está escrito, "En toda la angustia de ellos, Él fue angustiado." (Isaías 63:9).

 

"¿Qué pasa con los judíos que no creen en Yeshúa?" La Escritura es muy clara sobre la necesidad absoluta de creer en Yeshúa. La Torá declara enfáticamente que si cualquiera de Israel no escucha al profeta como Moisés, Dios le juzgará a él muy severamente (Deuteronomio 18:17-19). Si en Egipto hubieran rechazado aplicar la sangre del cordero de Pascua sobre sus puertas, sus primogénitos hubieran muerto junto con los de los egipcios. Yeshúa dijo que Él es el Camino, la Verdad y la Vida, y nadie viene al Padre sino es por medio de Él (Juan 14:6). Él les dijo a los dirigentes judíos que morirían en sus pecados al menos que creyeran en Él (Juan 8:24). Esté seguro que Dios es un Juez justo y tendrá en consideración todas las cosas. Pero usted ha escuchado acerca de Yeshúa. Ahora es responsable. Ya no puede más alegar ignorancia. ¿Será usted parte de la solución o permanecerá como parte del problema?

 

"Los cristianos tienen una larga historia de odio y persecución hacia el pueblo judío. Como un buen árbol no puede llevar mal fruto, Yeshúa no puede ser el Mesías." Hay una diferencia entre los gentiles que son cristianos nominales y los que son verdaderamente. Un verdadero cristiano debe "nacer de nuevo" de arriba _nacer sólo una vez sencillamente no es suficiente. Moishe Rosen observó que, "Nacer en un hogar cristiano no te hace automáticamente cristiano, como tampoco el nacer en una panadería, no te hace automáticamente un pan ázimo." Yeshúa nos enseñó que hemos de distinguir entre la gente que se llaman cristianos (que sólo dicen "Señor, Señor") y aquellos que realmente hacen la voluntad de Dios. Él nos advirtió que habría tanto trigo como cizaña. Yeshúa enseño que la gente que realmente le aman a Él, que al menos hagan las cosas que Él les dijo de hacer, y que podríamos distinguir sus verdaderos discípulos por su amor, aun para sus enemigos. Como Yeshúa, su actitud hacia otros debía de ser llena de gracia y de perdón. De hecho, los verdaderos cristianos deberían de amar al pueblo judío (Romanos 11:11). Ha habido muchos cristianos verdaderos como Corrie Ten Boom y su familia, que han dado sus vidas por amor al pueblo judío.

 

"El Mesías se supone que debe traer paz al mundo, terminar con la guerra y la pobreza, recoger al pueblo judío a la Tierra de Israel, y reedificar el Templo. Yeshúa no ha hecho ninguna de estas cosas. Si Yeshúa era realmente el Mesías, ¿por qué no estamos en la Edad Mesiánica? Hay dos descripciones del Mesías en las Escrituras Hebreas. Una serie de profecías describen un Mesías que sufrirá y morirá para expiar nuestros pecados (vea Isaías 53; Zacarías 12:10; Daniel 9:24-27; Salmo 22; Zacarías 9:9). La otra serie de profecías describen un Mesías victorioso (Isaías 9:6-7; Isaías 11; Jeremías 23:5-6). Hemos de tratar con ambas descripciones del Mesías. La literatura rabínica habla de dos Mesías, el Mesías ben-Yosef (el Mesías sufriente) y el Mesías ben David (el Mesías triunfante). En realidad, no hay dos Mesías que vienen al mismo tiempo, sino uno que vendrá dos veces. Él vendría la primera vez para sufrir y morir por los pecados de la humanidad, y la segunda vez para establecer Su Reino glorioso sobre todo el mundo. Debe de haber un cambio de corazón en la humanidad. Aun que vivamos en un entorno perfecto, aun así lo arruinaríamos todo y nos haríamos daño, los unos a los otros, si nuestra naturaleza no fuera transformada. El Mesías tenía que morir primero para expiar nuestro pecado, derramar Su Espíritu dentro de nosotros y comenzar el proceso de recreación y transformación de nuestra naturaleza humana. Si Yeshúa cumplió estas profecías sobre el Mesías sufriente, esté seguro que Él volverá para cumplir las profecías sobre el Mesías victorioso.

 

 

"Isaías 53 se refiere al pueblo judío o la Edad Mesiánica _no al Mesías."

 

1. Hay una clara distinción en los pronombres. Isaías el profeta, un judío, cuando habla de sí mismo y de su nación Israel, usa los pronombres "nosotros" y "nuestro." Él describe al Siervo como alguien que no era él mismo ni su pueblo, usando los pronombres "él," y "su." Puesto que los que hablan son claramente el pueblo de Isaías, Israel, ("nosotros"), entonces, el Siervo a quien ellos describen ("él") ha de ser Alguien que no sea Israel.

 

2. En el versículo 8, Isaías declara que el Siervo fue muerto "por la rebelión de mi pueblo." "¿Quién es mi pueblo?" No son los gentiles, sino el pueblo de Isaías, el pueblo judío. Si el Siervo murió por Israel, el Siervo no puede ser Israel. Por lo tanto, el Siervo es diferente del pueblo judío.

 

3. El pasaje reclama repetidamente la inocencia del Siervo. Los versículos 4-6 dicen que Su sufrimiento no sería por Su propio pecado, sino por los pecados de los otros Ninguno de los profetas (incluyendo a Isaías), jamás caracterizaron a Israel o cualquier otra nación como perfectamente inocente (vea Isaías 1:1-31; 64:5).

 

4. El Siervo debía de ser un sufridor voluntario y sumiso. Él acepta voluntariamente Su sufrimiento, ofreciéndose Él mismo como una ofrenda por el pecado, y entregándose Él mismo a la muerte. Sus sufrimientos son voluntarios, intencionales y silenciosos. Israel ha sufrido en verdad, pero no voluntaria, intencional o silenciosamente. Los sufrimientos del Siervo son de diferente naturaleza que los sufrimientos del pueblo judío.

 

5. En los versículos 8, 9, 10 y 12 el Siervo muere de muerte substitutoria a favor de otros. Él es cortado de la tierra de los vivientes, puesto en una tumba, y sacrificado por la culpa de otros. Sin embargo, la Biblia declara que la nación de Israel nunca ha muerto ni nunca podrá ser muerto (vea Jeremías 31:34- 36).

 

6. El Siervo es descrito como una persona individual, no como una entidad corporativa. Las cosas que el Siervo hace, sólo se pueden hacer individualmente, no corporativamente.

 

7. El sufrimiento y muerte del Siervo trae justicia y sanidad a aquellos que le aceptan. Mientras que Israel ha sufrido, nuestro sufrimiento nunca ha traído justicia o sanidad a los gentiles. De hecho, ha traído juicio sobre los gentiles por su pecado de antisemitismo. Nuestro sufrimiento nunca ha traído sanidad a los antisemitas, culpables de estas cosas. El pueblo judío ha sufrido por causa de los gentiles, pero nunca a favor de los gentiles.

 

8. El Talmud y otros escritos rabínicos casi siempre se refieren a este pasaje como hablando del Mesías. Todos los rabinos antiguos comprendieron este pasaje como refiriéndose al individuo conocido como el Mesías. Rashi, que vivió en el año 1050 D.C., fue el primero en interpretar Isaías 53 como refiriéndose a la nación de Israel sufriendo por los gentiles. Ese punto de vista no se convirtió en el punto de vista dominante judío hasta tiempos recientes como el siglo XIX.

 

9. Otros pasajes significativos en el libro de Isaías que tratan del Siervo de Dios se refieren a un individuo, y nunca la nación de Israel (vea Isaías 42:1-7; 49:1-13, especialmente 49:6).

 

 

"Las religiones todas son parecidas. Todas tienen algunos puntos buenos y pueden ayudar a la gente a llevar buenas vidas. La buena gente de todas las religiones tiene parte del mundo futuro." Aparte del Dios de Israel, todas las naciones permanecen en profunda obscuridad espiritual (vea el Salmo 14:1-3; 96:5). Las religiones, las filosofías, y las ideologías de las naciones no traerán salvación. Puesto que hay algo de verdad en la mayoría de las religiones y filosofías, Dios se ha revelado Él mismo de la manera más clara a través de Israel y de su Mesías. El eligió al pueblo judío para revelarse Él mismo a nosotros, y, entonces, desde Israel esa luz había de ser esparcida a todas las naciones (Isaías 60:1-3; Miqueas 4:2). Si hay un Dios, tiene sentido que sólo haya un camino hacia Él. Si estuvieras en Egipto y no te aplicaras la sangre del cordero a tu puerta, no importa cuán sincero fueras, tu primogénito moriría. Yeshúa es la revelación última de Dios y el único camino al Padre (Juan 14:6; Hechos 4:12).

 

 

INTRODUCIENDO CONCEPTOS DEL JUDAISMO MESIANICO

 

 

¿Qué es el Judaísmo Mesiánico?

 

El Judaísmo Mesiánico es un movimiento del pueblo judío de todas las esferas de la vida que creen que Yeshúa es el Mesías y Salvador prometido para Israel y el mundo. Los Judíos Mesiánicos no han dejado de ser judíos. Por el contrario, seguimos siendo firmemente judíos en nuestra identidad, modo de vida, y creemos que Yeshúa es el Mesías judío y el cumplimiento del Judaísmo Bíblico.

 

 

¿Cuál es la diferencia entre el Judaísmo Mesiánico y Rabínico?

 

El Judaísmo Rabínico es una forma de Judaísmo centrado alrededor de las enseñanzas y escritos de los Rabinos. Su formación comenzó hace como 1.900 años cuando fue destruido el Segundo Templo en el año 70 D.C. Anteriormente, el Judaísmo (la fe del pueblo judío), estaba centrado alrededor del Templo y el sistema de sacrificios prescritos por la Torá. Después de la destrucción del Templo, los Rabinos reorganizaron el Judaísmo, añadiendo muchas leyes, reglas y tradiciones nuevas. Hoy en día, sus escritos y comentarios (p.ej. el Talmud) forman el fundamento del Judaísmo Rabínico. El Judaísmo Rabínico consiste de varias ramas: el Ortodoxo, el Jasídico, el Reformado, el Conservador, y el Reconstruccionista. Algunos dentro del Judaísmo Rabínico están esperando todavía el Mesías, pero son la excepción. El Judaísmo Mesiánico difiere en que nosotros confiamos completamente en las Escrituras. Nuestra fe es el Judaísmo de la Biblia (Judaísmo Bíblico) y está centrado alrededor del Mesías y de que no es necesario ir por medio de sabios o rabinos para conocer a Dios. Tenemos acceso a Dios por medio de la obra expiatoria del Mesías Yeshúa, que nos ha completado como judíos creyentes y por lo tanto ha completado nuestro Judaísmo.

 

 

¿Cómo difiere el Judaísmo Mesiánico del Cristianismo tradicional?

 

El Cristianismo es reconocido como la fe en Yeshúa según fue expresada primeramente por Sus seguidores gentiles. El Cristianismo de hoy en día tiene algo más de un billón de personas, con muchas denominaciones y doctrinas. Para la mayoría de los creyentes del Primer Siglo su fe en Yeshúa era predominantemente judía. Al ir aumentando el número de creyentes gentiles dentro de la fe Mesiánica, no obstante, algunos no comprendieron sus raíces judías y el pacto eterno de Dios con Israel. Se introdujo un proceso de "desjudaización", una separación de las raíces judías de la fe y del pueblo judío. Esta separación de las raíces judías condujo a la formación de una segunda ala de esta fe en Yeshúa compuesta por Creyentes Gentiles, p.ej., el "Cristianismo." Puesto que somos uno en el Espíritu con los verdaderos Creyentes Gentiles, los Judíos Mesiánicos tenemos nuestra propia expresión de fe en el Mesías. El Judaísmo Mesiánico mantiene que es judío creer en Yeshúa y es una vuelta a las raíces judías de la fe. Observamos las fiestas bíblicas, al mismo tiempo que mantenemos que el único camino para ser salvos y ser verdaderamente renacido por el Espíritu de Dios es por medio de la fe en la obra expiatoria del Mesías Yeshúa.

 

 

¿Cuándo comenzó el Judaísmo Mesiánico?

 

El Judaísmo Mesiánico tiene realmente 2.000 años, remontándose al tiempo de Yeshúa. Yeshúa era judío. Se crió en un hogar judío y ministró al pueblo judío en una tierra judía (Erets Yisrael). Sus discípulos eran judíos. Los apóstoles eran judíos. Los escritores del Brit Jadashá (Nuevo Testamento) eran judíos y, durante un tiempo, la Fe era estrictamente judía. Algunos historiadores creen que en el Primer Siglo, más de un millón de judíos, tanto dentro como fuera de Israel, creyeron que Yeshúa era el Mesías (Hechos 2:37-42; 4:4; 21:20).

 

Si la Fe era rigurosamente judía al principio, ¿cómo entraron los gentiles dentro de la Fe?

 

Siempre había sido la voluntad de Dios que todas las naciones recibieran Su salvación (Isaías 49:6; 42:6). Dios prometió por medio de Abraham que todas las naciones de la tierra serían bendecidas (Génesis 12:3). Al principio, los primeros judíos Mesiánicos no comprendieron esto, y proclamaron las Buenas Noticias solamente al pueblo judío. Hasta que no se describen los acontecimientos de Hechos capítulo10 los gentiles no empezaron a entrar dentro de la Fe. Irónicamente, la gran controversia del Primer Siglo no fue si los judíos podían creer en Yeshúa, sino si los gentiles podían entrar sin convertirse primero en judíos. Cuando se hizo aparente a los judíos Mesiánicos que la salvación de Dios era también para los gentiles, comenzaron a compartir del Mesías con los no-judíos también. Como resultado, un gran número de gentiles en el Imperio Romano comenzó a unirse a la fe Mesiánica. De hecho, a la terminación del Primer Siglo el número de Creyentes Gentiles sobrepasaba a los creyentes judíos. Esto ocurrió porque primeramente había (y lo son todavía hoy) más gentiles en el mundo que judíos. A través de los años, como la proporción de creyentes gentiles aumentó, comenzaron a dominar sobre la Fe Mesiánica. Algunos creyentes gentiles, no comprendiendo sus raíces judías de la Fe ni el pacto eterno de Dios con Israel, buscaron divorciarse de su Fe de origen judío. Este "proceso de desjudización" continuó hasta que el Cristianismo gentil emergió como la fe dominante en el Mesías. ¡Como una de las mayores paradojas de la historia, se hizo extraño para un judío creer en Yeshúa como el Mesías!

 

 

¿Cuándo desaparecieron los primeros judíos Mesiánicos y por qué?

 

El Judaísmo Mesiánico continuó hasta el Siglo Séptimo, a pesar de muchas presiones puestas sobre los judíos creyentes en Yeshúa para que renunciaran a su fe. Los Rabinos presionaron a los judíos Mesiánicos para que abandonaran su fe en Yeshúa como el Mesías. Además, muchos dirigentes de la Iglesia gentil insistieron en que abandonaran sus raíces judías. En el Séptimo Siglo el nacimiento del Islam causó gran presión también sobre los judíos Mesiánicos. Con el paso del tiempo, los judíos Mesiánicos perdieron su batalla por mantener su identidad judía. Por consiguiente, la mayoría de los judíos Mesiánicos fueron asimilados dentro de la Iglesia.

 

¿Cuándo ha comenzado este moderno movimiento judío Mesiánico?

 

Aunque el Judaísmo Mesiánico, como un movimiento distintivo, se desvaneció de la antigua escena del Siglo Séptimo, ha habido siempre creyentes judíos en el Mesías Yeshúa. Comenzando a principios del siglo XVIII, un número creciente de judíos empezaron a creer en Yeshúa. El movimiento tomó auge a partir del año 1967, cuando Dios dio a Israel esa sorprendente victoria en la Guerra de los Seis Días, y Jerusalén volvió bajo control judío por primera vez en 2.000 años. Desde ese tiempo, miles de judíos han creído en Yeshúa. Hoy, hay más de 150 Congregaciones Mesiánicas en los Estados Unidos, 81 en Israel, y en otros países incluyendo a Inglaterra, Francia, Escocia, Australia, Nueva Zelanda, Méjico, Brasil, Argentina y Canadá. Creemos que el moderno movimiento judío Mesiánico es el resultado del derramamiento del Espíritu de Dios sobre Su Pueblo Elegido (Hechos 3:4-5; Joel2:28-29; Deuteronomio 30:1-3).

 

 

¿Cuál es la importancia de una Congregación Mesiánica?

 

Las Congregaciones (o Sinagogas) Mesiánicas son el corazón del Movimiento Mesiánico y de la vida Mesiánica. Una Sinagoga Mesiánica es donde podemos creer colectivamente en Yeshúa, vivir una un estilo de vida judío, enseñar a nuestros hijos a ser judíos, y adorar al Dios de Israel de manera judía. Es interesante notar que así como el Judaísmo Mesiánico no es nuevo, tampoco lo son las Sinagogas Mesiánicas. Sabemos por los archivos bíblicos e históricos que había Sinagogas mesiánicas por todo el Imperio Romano y aun más allá, tan temprano como el año 50 de nuestra era (vea Santiago 1:1; 2:2; Hebreos 10:27). Las Sinagogas Mesiánicas varían de tamaño, desde 10 a 15 hasta cientos de miembros.

 

 

¿Creen los judíos Mesiánicos que deberían guardar la Ley de Moisés?

 

Sí y no. La Torá es equivalente a la constitución de Israel, y está compuesta por 613 Misvot (Mandamientos), que Dios dio a Moisés. Incluyen las fiestas, los sacrificios, las leyes dietéticas, principios éticos, normas judiciales, los Diez Mandamientos y otras varias ordenanzas. Tristemente, muchos cristianos creen que la Torá es en gran parte irrelevante ahora que Yeshúa ha venido, y poco, si apenas algo, tenemos que ver con ella. Nosotros, como judíos Mesiánicos, reconocemos y afirmamos que uno no puede ser salvo por medio de la Ley, porque el único camino para ser salvo por medio de la Ley es guardar sus mandamientos perfectamente. Esto es imposible por nuestra innata naturaleza pecaminosa (Deuteronomio 27:26; Eclesiastés 7:20). Al mismo tiempo, puesto que la Ley no puede salvar, está lejos de estar muerta. Los preceptos morales de los Diez Mandamientos son llevados al Nuevo Testamento. Encontramos que las fiestas bíblicas son particularmente edificantes. Hay muchas otras áreas de la Ley que son valiosas para nosotros hoy en día, también. El rabino Pablo pone muy claro que todos los creyentes tienen libertad en el Mesías Yeshúa (Gálatas 5:2), lo que significa tanto libertad de la Ley, como libertad de observar la Ley también si lo vemos adecuado. Pablo hizo todo lo que pudo para ensalzar la Torá, como también los otros primeros judíos Mesiánicos, bajo la dirección del Espíritu Santo (Hechos 21.20; 28:17).

 

 

¿Quién es un judío?

 

Esta es una pregunta que se ha debatido por siglos. Uno no puede ser considerado judío estrictamente sobre la base de la religión, puesto que la mayoría del pueblo judío no es religioso. Lo mismo se aplica a cualquier definición de un judío fundado estrictamente sobre la cultura también. Según el Judaísmo Rabínico, para ser considerado judío, uno debe de tener un padre judío (particularmente, una madre judía). Esta definición rabínica no es correcta bíblicamente. La definición de las Escrituras de un judío es alguien que es un descendiente de Abraham por medio de Isaac y Jacob que es transmitido principalmente por el padre. Por ejemplo, Moisés tenía una esposa gentil y la bisabuela de David fue Rut, la Moabita, aunque sus hijos fueron considerados judíos. En Hechos 16:1-3 está escrito que Pablo circuncidó a Timoteo, que era el hijo de una madre judía Mesiánica y de un padre gentil. Pablo consideró a Timoteo como judío. Por lo tanto, las Escrituras indican que si cualquiera de los padres es judío, uno puede identificarse como judío, y reclamar un lugar entre el Pueblo Escogido.

 

 

¿Qué relación hay entre los judíos y los creyentes gentiles?

 

En los días del segundo Templo, existía una "pared intermedia de separación" que separaba físicamente a los judíos de los gentiles. Los gentiles no podían pasar por encima de ese punto, y eran relegados a lo que llamaba el "Atrio de los Gentiles." Según las Escrituras del Nuevo Pacto, esta "pared intermedia de separación" ha sido derribada (Efesios 2:14). De hecho, según el rabino Pablo, los creyentes gentiles han entrado en una fe judía (Romanos 11:24), y se han convertido espiritualmente circuncisos y son parte de la ciudadanía de Israel (Romanos 2:29; Efesios 2:12). Los creyentes gentiles son uno con nosotros porque el Espíritu de Dios morando dentro de un creyente judío es el mismo Espíritu dentro de un creyente gentil. Nuestra raza, herencia y trasfondo pueden ser diferentes, pero Dios nos ha hecho uno en el Espíritu (Juan 10:16).

 

 

¿Pueden los gentiles ser miembros de la Sinagoga Mesiánica?

 

Sí. De hecho, la mayoría de las Congregaciones Mesiánicas tienen una proporción significativa de miembros no-judíos. Para ser miembro de una Sinagoga Mesiánica como creyente gentil, uno debe de tener carga y amor por el pueblo judío, comprender lo que Dios está haciendo, y tener un llamamiento parecido al de "Rut" hacia el Pueblo Elegido. ¡Alabamos a Dios por los muchos y maravillosos creyentes gentiles que tienen tal amor por Israel!

 

 

¿Deberían reunirse los creyentes judíos en una Sinagoga Mesiánica?

 

Generalmente hablando, los judíos Mesiánicos deberían ser miembros de Sinagogas Mesiánicas. ¿Por qué? Porque tenemos un pacto eterno con Dios que se remonta a Abraham. Nuestra historia es única en que no fuimos elegidos de entre muchas naciones, sino que fuimos formados por Dios por medio de Abraham, Isaac y Jacob para ser una bendición especial a este mundo. Dios tiene un propósito y un llamamiento para la nación de Israel y este pacto de relación es eterno (Génesis 17:1-8). Si Dios ha hecho un pacto eterno con nosotros como pueblo judío, entonces, nos incumbe a nosotros guardar nuestra relación de pacto eterno con Él. Es el deseo de Dios para el pueblo judío no ser asimilados sino seguir siendo judío. Este deseo, y nuestra relación eterna con Dios, se hace evidente por la preservación del pueblo judío durante los últimos 2.000 años, así como el hecho de que Dios ha efectuado la restauración del Estado de Israel hoy en día. El camino principal para que un creyente judío continúe viviendo su vida como judío y no ser asimilado dejando a su pueblo es ser miembro de una Sinagoga Mesiánica. En una Sinagoga Mesiánica un creyente judío puede continuar adorando al Dios de Israel de manera judía, celebrando las fiestas judías, educar a sus hijos como judíos, y ser un testimonio para su gente.

 

 

¿Qué hay sobre el casamiento mixto entre judíos y gentiles?

 

Cuando un judío se casa con una gentil hay un peligro innato de asimilación dentro de la sociedad gentil y, por lo tanto, un serio riesgo permanente de perder a la nación de Israel. Más que ser asimilados, creemos que es la voluntad de Dios que las parejas mixtas vivan un modo de vida judío, y eduquen a sus hijos como judíos de la misma manera que Rut la Moabita eligió ser parte de la nación judía (Rut 1:1617). Recuerden que el rabino Pablo circuncidó a Timoteo, aunque su madre era judía y su padre no (Hechos 16:3).

 

 

¿Son Sionistas los judíos Mesiánicos?

 

La mayoría de los judíos Mesiánicos son Sionistas. Creemos que el pueblo judío tiene un derecho especial de tener la Tierra de Israel por los siguientes hechos:

 

1. La Tierra de Israel pertenece al Dios de Israel (Levítico 25:23).

 

2. La Tierra de Israel fue otorgada por Dios a los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob a perpetuidad (Génesis 12:7; 17:7-8).

 

3. La tierra de Israel no fue dada a los descendientes de Ismael, u otros hijos de Abraham, sino exclusivamente a Isaac (Génesis 17:18-19; 25:5-6; Hebreos 11:18).

 

4. La Tierra de Israel no fue dada a Esaú, sino a los descendientes de Jacob (Génesis 28:4, 13-15; 35:11-12).

 

5. El pecado y la cautividad de Israel nunca cambiaron su derecho a la Tierra Prometida (Levítico 26:44-45; Deuteronomio 30:1-5; Jeremías 16:15; 31:10; Isaías 43:5-7; Ezequiel 37:21-22).

 

6. Este pacto de la Tierra es irrevocable. Los dones y el llamamiento de Dios no ha sido revocado (Romanos 11:28). Más de cuarenta veces está escrito que Dios hizo juramento de dar al pueblo judío la Tierra de Israel (Génesis 26:3; 50:24); Números 14:16: Deuteronomio 9:5; Salmo 105:8-11). Dios no puede romper un juramento (Hebreos 6:16-18). El pacto perpetuo que Dios hizo con Abraham, Isaac y Jacob y sus descendientes no ha sido ni puesto a un lado, ni reemplazado por el Nuevo Testamento. Aunque la mayoría del pueblo judío no ha respondido todavía al Mesías, esto no invalida el plan de Dios para nosotros, lo cual Él cumplirá.

 

7. Dios llama proféticamente a este Estado restaurado: "Israel." "He aquí yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos." (Ezequiel 37:21:22).

 

8. Los cristianos deberían estar junto con Israel. Dios dice que los gentiles cuidarán y atenderán al pueblo judío en su vuelta a su Tierra. Isaías preconizó que los dirigentes de las naciones ayudarían al pueblo judío, cuidándoles como una nodriza: "Así dijo el Señor: He aquí, yo tenderé mi mano a las naciones; y traerán en brazos a tus hijos, y tus hijas serán traídas a hombros. Reyes serán tus ayos; y sus reinas tus nodrizas; con el rostro inclinado a tierra te adorarán, y lamerán el polvo de tus pies; y conocerás que yo soy el Señor, que no se avergonzarán los que esperan en mí." Isaías 49:22-23). Es el mandato y privilegio de los cristianos, el de ayudarnos en el cumplimiento de nuestro destino. Los creyentes gentiles debían de ser algo más que espectadores de lo que Dios está haciendo con el pueblo judío. Dios está pidiendo a los cristianos a que se impliquen en ayudarnos.

 

Deseo expresar mi reconocimiento a David Chernoff, William Craig John Fischer, Arnol Fruchtenbaum, Zola Levitt, Moishe Rosen, Sid Roth, barry Rubien y Michael Rydelnick por su contribución a este serie de artículos.

 

¡Que el Dios de Israel, y el maravilloso Mesías y Salvador que Él envió, les bendiga abundantemente con sabiduría y entendimiento, paz y gozo, y les llene hasta rebosar con el Espíritu de Dios!

 

¡Shalom!

 

Por Rabino Loren Jacobs

Traducido por Pedro Navarro Vírseda.

Madrid, España.

 

  Próxima Jag

 

Inicio l Quiénes somos l  Perashát hashavúah l Estudio bíblico l Calendario judío
Fiestas de HaShem l FAQ's l Donaciones l Contáctenos


Derechos reservados © Mesianicos.com l 5767/2006 - 2007 l Cuernavaca, Morelos, México